Jugar, jugar y jugar .... siempre, pero en ocasiones nos olvidamos de comer antes y después de nuestro partido.

Saber que debemos comer cuando practicamos deporte y por encima de todo hacerlo, nos va a ayudar a encontrarnos mejor y darnos fuerza para próximos partidos.

Lo ideal, aunque no siempre fácil, es no comer tres horas antes de realizar la actividad. Debes pensar que si por ejemplo juegas por la mañana la comida más importante siempre será la anterior. En este caso la cena, que consistirá sí o sí en hidratos de carbono y proteínas.

Cumplida la primera parte - intentar no comer 3 horas antes - lo que si debes es hidratar tu cuerpo; litro y medio de agua repartida en el tiempo anterior es ideal. Intenta no añadir azúcar antes de jugar.

Y después intenta comer sin dejar pasar más de 2 horas. Si te alimentas en los 15 minutos posteriores a tu partido, mejor que mejor. Y por supuesto hidratos de carbono. Recuerda que si comes pasadas más de dos horas, posiblemente te cueste más jugar el siguiente partido.

Ah !! si el juego se alarga, un plátano o una barrita bien masticada seguro que te ayuda. Y no olvides beber al menos cada 15 minutos.

#FeelSIN